viernes, 7 de diciembre de 2012



ORIENTE PRÓXIMO | Se reaviva el debate sobre la eutanasia

Un doctor se suicida en Israel tras acabar con la vida de su hija enferma de cáncer

La joven israelí Keren Shtalrid.

Sufrió cuatro años de enfermedad, ocho operaciones y un cáncer terminal
 Todas estas causas empujaron al padre a cumplir con el deseo de la joven

Sal Emergui | Jerusalén



"No puedo más. Estoy harta de la vida debido a mi tremenda enfermedad. Ya no me quedan fuerzas para luchar contra este sufrimiento. Merezco una vida mejor y más agradable y por eso he perdido la voluntad y el sentido de vivir aunque tenga todo vuestro apoyo y amor. No estoy preparada para esta vida de sufrimiento. No quiero que lo lamentéis demasiado y sólo os pido que hagáis cosas interesantes. Me voy sin tristeza. Gracias por todo".

Éste es un extracto de la emotiva carta póstuma de la israelí Keren Shtalrid, de 33 años, que vivía, o mejor dicho, sufría en la pastoral localidad de Nir, cerca de Ashkelón. Cuatro años, ocho operaciones y un cáncer terminal acabaron con la dramática decisión de su padre y prestigioso doctor, Mordejai Shtalrid, de 66 años. Tras planearlo juntos, éste entró por la noche en su cuarto, inyectó una sustancia letal y tras comprobar que su hija había hecho realidad su deseo, se suicidó ahorcándose.

Sarah, esposa del doctor y madre de Keren, era ajena al trágico plan y encontró los cadáveres al despertarse en la mañana del viernes.

"Estamos destrozados. Entendemos que Keren, que tenía la mente en perfectas condiciones, decidiera poner fin a su sufrimiento. Es su derecho, pero debía ser hecho de forma ordenada, y no así, con su padre muerto", explica con tristeza un familiar a ELMUNDO.es.

El doctor Shtalrid también dejó a su familia una carta en la que revelaba: "Keren había pedido constantemente morir". "No podía más viéndola sufrir tanto", escribió el padre, que era conocido en el Hospital Kaplan por su máxima entrega a los pacientes. "Nunca se rendía y su identificación con los enfermos era total", explica su compañero y amigo, el doctor Lev Shvidel.

Debate sobre la eutanasia

Partidarios y contrarios a la eutanasia en Israel han renovado la discusión sobre la legislación existente y sobre todo los dilemas personales, médicos, éticos e incluso religiosos.

Pese a los intentos parlamentarios de los últimos años, la eutanasia continúa siendo delito. Un total de 25 pacientes terminales han viajado a Suiza para llevar a cabo el suicidio asistido. Entre ellos, el famoso periodista, Adi Talmor, afectado por un cáncer de pulmón irreversible hace año y medio.

Una ley de la Knesset (Parlamento israelí) aprobada en el año 2005 permite al paciente terminal (menos de seis meses de vida) no continuar con los tratamientos médicos para alargar su vida. La petición y voluntad deben ser del paciente y no de la familia. Si no puede decidir por sí mismo, alguien autorizado tiene la potestad de autorizar la medida.

Se trata de casos muy concretos. La gran mayoría no tiene aún una respuesta legal. En los últimos años, se han presentado cerca de 4.000 solicitudes en Israel pidiendo no continuar el tratamiento médico en caso de una enfermedad terminal. Sólo la mitad ha sido aprobada hasta la fecha, en parte por la lentitud burocrática del delicado y complejo proceso.

El peso del judaísmo

Tras las elecciones del 22 de enero y la composición del nuevo Parlamento en Jerusalén, varios diputados que luchan para que la eutanasia no sea delito presentarán una propuesta de la ley basada en la del Estado de Oregón. El Gobierno aprobó en el año 2009 una directriz que establecía un sistema de servicios paliativos.

El factor religioso en Israel es muy influyente e importante, ya que las normas del judaísmo se oponen. El rabino David Stav confiesa estar "estremecido" por el caso de Keren y el sufrimiento que debía aguantar ella y su padre. Pero añade: "Nadie tiene derecho a acabar con la vida del próximo, a menos que sea en casos de defensa propia. El judaísmo dice que sólo Dios, que es que quien crea la vida, está autorizado a quitarla".

El doctor Avinoam Reches opina sin embargo que "la sociedad debe cambiar la ley para que no se repitan casos como éste. Una ley a favor de la eutanasia habría terminado el sufrimiento de Keren, como ella deseaba, y al mismo tiempo su padre ahora estaría dedicándose a su familia y sus pacientes".

Mientras, la conmoción reina en la comunidad colectiva de Nir. Shlomo Natan, amigo de infancia del doctor Shtalrid, afirma a la web YNET: "Recuerdo a Keren desde que era una niña sonriente y también el momento que se supo su enfermedad. Me cuesta mucho hablar de ellos en pasado. Él la quería muchísimo y lo que hizo fue desde el amor".





el mundo .es


















<