lunes, 21 de noviembre de 2011

NUEVA ESPERANZA SOCIAL


Escribo estos pensamientos el día 21.11.11.
No creo en nada que no pueda comprender ni analizar.
Deseo fervientemente que llegue al fin del periodo de oscurantismo mediaval a que nos someten a diario los que en teoría han de procurar el bien de los ciudadanos en un momento determinado de nuestra vida terrena.
Sólo me motiva el progreso de la raza humana y que nadie se apropie de los deseos, sueños y esperanzas de la gente normal, corriente y sin otro horizonte que crear una familia y seguir el proceso de la vida, sin interferencias nocivas de quienes se arrogan el poder de representarnos sin que nosotros seamos conscientes de que en lugar de ello nos abocan a un abismo de incongruencias y de malos condicionantes.
Si algún día logramos que todos nuestros representantes en los gobiernos e instituciones sean conscientes de que actúan en usufructo de nuestra libertad para decidir nuestro futuro, habremos llegado al nivel del nirvana indú. Del paraíso de todas las religiones del mundo. Del normal pensamiento de felicidad de todos los mortales.
Todo este pensamiento de la introducción es para preparar lo que se desarrolla a continuación.
Lo primero que se me ocurre después de los resultados de las elecciones generales en España de diputados al Congreso de los Diputados y de senadores al Senado celebrada ayer día 20 de Noviembre. Es sin duda alguna el que los ciudadanos de España al fin, después de muchas otras elecciones democráticas, han creido necesario poner al frente de los destinos de España a un grupo de gente que no tienen una ambición política desmedida, que no quieren cambiar nada de lo que esté bien realizado, que lo que quieren es tener a un país conforme consigo mismo, sin revanchas partidistas que ahoguen a todos los ciudadanos en un eterno modo incongruente de confrontación.
Si realmente desean estos instintos básicos a toda interferencia, quizás lograremos lo que en geometría se define como la cuadratura del círculo. Ojalá sea así.
Yo no tengo ninguna alegría porque en mi país mande uno u otro, solo quiero (y creo que es el pensamiento de millones de españoles) que quien lo haga sea merecedor de nuestro reconocimiento y le apoyemos en todo para sacar adelante nuestro país.
Cuando todo se hunde a nuestro alrededor y quienes están puestos para que esto no suceda, lo propio es cambiar y no seguir empecinados en seguir igual.
Cuando yo nací viví tiempos muy difíciles para mis padres y todas las familias, transcurrían los años posteriores a la guerra civil (o incivil. Como se la quiera llamar) fueron tiempos muy malos y más para los que habíamos llegado al mundo tras este incomprensible suceso, cuando todos los políticos en lugar de evitar la confrontación se dedicaron a propiciarla sin pudor alguno. Luego al cabo de los años muchos de los políticos nos han intentado imbuir que había que desenterrar los fantasmas y los muertos para no se que memoria histórica, que maldita falta nos hacía.
Hay que recordar los momentos felices y cuanto contribuya a realizar nuestros sueños y pensamientos, pero nunca desenterrar los fantasmas del pasado para regocijo de unos pocos: Los políticos.
Si estas elecciones logran cerrar un periodo nefasto de nuestra reciente historia sin causar los daños colaterales que esperan quienes nos empelen a confrontaciones sin sentido, habremos llegado al principio del fin de una época nefasta y conseguiremos iniciar una nueva singladura de nuestra convivencia como un pueblo unido en los que realmente nos importa y no como hasta ahora en la división y en los enfrentamientos. Todos los ciudadanos de bien esperan que así sea.
Con esta idea básica de unidad en el futuro de España creo que el Gobierno, las administraciones autonómicas, locales, supraterritoriales, centros de decisión civil, de decisión económica, de decisión judicial, etc., etc., deben de anteponer el bien general al interés de los grupos y partidos, sean políticos o no.
Podemos ejercer el beneficio de la duda para comprender a los gestores de los últimos ocho años en nuestro país, pero nunca perdonarles su total ignorancia sobre los asuntos en que desarrollaban su poder de decisión.
No escuchaban a nadie que les alertara de los errores que cometían, no rectificaban nada que por su ideología debían de hacer imperativamente, no creían que llegaría el momento en que los ciudadanos cansados de su proceder les sacaría de sus poltronas y los cambiaria por otro que se intuyen más capaces de levantar de nuevo la nación española.
Quizás estaban tan creídos en su superioridad moral y social que no tenían ni pijolera idea de la que se les podía venir encima si no escuchaban al pueblo, cosa si hizo otro personaje que se creía Dios y que dijo : He entendido el mensaje.
Creo que todo se empezó a gestar cuando al principio de la democracia, para dar un mayor protagonismo a los ciudadanos se produjo un hecho muy espectacular : Los sindicatos pasaron a coaccionar al Gobierno.
Desde entonces no han parado de sacar tajada a cada gobierno, lo cual ha conducido a que España ha reducido sus posibilidades de tener una ventaja en los mercados, que han sido ocupados por la economías emergentes y que nos han ido sacando de los mismos.
Otras comunidades, países, naciones, etc., han ido asumiendo este problema y sus gobernantes han ido atemperando el choque producido.
Todos los personajes importantes de este país no han estado a la altura de las circunstancias, sean políticos, gobernantes, sindicatos, empresarios, organizaciones varias como ONGs, etc.
Cuando ya no había remedio los que mandan se empecinaban en decir cada dia que no pasaba nada y que todo se arreglaría solo. Que todo era consecuencia de los demás países, de las organizaciones internacionales, de la patronal bancaria, de la patronal industrial, de la patronal del campo, de la patronal, patronal, patronal…Nunca se reconoció que precisamente quienes dan trabajo a la inmensa población son los empresarios, emprendedores, que arriesgan su futuro y montan una empresa, como son los autónomos que han sido barridos casi del mapa actual de España. Que producen, compran, venden, pagan impuestos, salarios y se mantiene un equilibrio necesario para seguir nuestra vida en común. Y lo más importante : Crean empleo para que los trabajadores tengan una forma de vida digna.
Otro tema a tener en cuenta es evidentemente que como en cualquier época de la humanidad, siempre hay malas personas que están haciendo la vida imposible a sus semejantes, pagando sueldos de miseria y abocando a las buenas personas a la delincuencia. Pero para esto nos hemos dotado la humanidad de formas de intentar evitarlo y si se produce, dar su merecido en forma de penas para que se purguen los delitos cometidos : Los Tribunales de Justicia.
Hay muchas formas de delinquir : Las más burdas como es los carteristas y ladrones de poca monta, los que mediante el engaño roban a los demás, los que ejercen los poderes públicos y se enriquecen con sus cargos, estafando y robando a quienes les pagan su sueldo que somos todos, los que se aprovechan de su status social para crear paraísos falsos que atraen a las personas sin malicia, los prestamistas, los que te dicen que te hacen un favor y en realidad te succionan tu vida, los malos empresarios, sean del comercio, de la industria, de la banca, las sectas religiosas que se hacen ricos con una cohorte de seguidores bobalicones que entregan al líder el producto de su trabajo, de sus fortunas, de sus recojidas de limosnas, etc., etc.
Cuando todo estos condicionantes se apoderan de un país sucede lo que nos ha sucedido a España en estos últimos años.
Es muy difícil que algún humano sea capaz de dar la vuelta a tanto delincuente, solo ha base de mucha integridad y coraje será posible.
Por mi parte siempre he creído en la capacidad humana para enfrentarse a las malas artes diabólicas con que nos acosan. Creo que es más fuerte el bien que llevamos dentro que el mal exterior que nos acosa.
Cuando en una familia hay un miembro que está perjudicando al conjunto se le debe de aconsejar que cambie de actuación, pues esto es lo que se ha producido en España.
Cuando vayan transcurriendo los días, las semanas, los meses y los años de esta legislatura veremos si los nuevos gobernantes hacen lo que deben de hacer como un buen padre de familia y que los demás partidos políticos sean coherentes con lo que demandan los nuevos tiempos, colaborar en cuanto puedan para sacar a España de los cinco millones o más de parados, de detener la deuda pública, de rebajar los intereses de la citada deuda, de crear puestos de trabajo, de crear riqueza para poderla repartir entre los distintos elementos de nuestra sociedad, y tantas cosas más que actualmente nos están vedadas por una mala gestión del ejecutivo.
Existe una corriente muy extendida entre los partidos llamados progresistas o de izquierdas de que si no hay puestos de trabajo en las empresas ellos crearan puestos de trabajo social como los funcionarios, los que realizan funciones antidemocráticas, los que vigilen a todos para que cumplan sus leyes, para que no tangamos libertad para nada y se lo debamos todo como a los Dioses de la antigüedad.
Este pensamiento modernamente se ha caído de su pedestal.
Todos los ciudadanos que han de vivir del cobro de un sueldo, pensión, subvención, etc., que les debe de pagar el Estado, han de percibir su importe de unos ingresos cada vez más exiguos, dado que sin empresas que realicen la función social que les es propia Comprar, producir y vender, pagando los impuestos correspondientes, no llegan a ser en cantidad lo suficiente para como para poder atender a todos. Pero esto no era su problema y por tanto lo ignoraban olímpicamente de forma un tanto absurda y sin consideración inteligente para el cerebro del ser humano normal.
En fin, casi podemos decir que a los nuevos gobernantes se les presenta una misión imposible y por sus logros veremos si realmente podremos mirar con esperanza el próximo futuro.
Por mi parte pienso que si lo hacen bien, si consiguen ilusionar a todos los ciudadanos en un quehacer común, sin partidismos excluyentes ni revanchismo nefasto, llegarán los días en que podamos tener de nuevo una nación prospera y con ilusión en el futuro, aunque pienso que por más que nos esforcemos, los tiempos son los que son y no lograremos sacar cabeza y salir totalmente de la crisis actual entre 2.015 y 2.020. Sólo debemos de ver que ha pasado en las crisis anteriores : La de los años 70 del siglo XX duró unos 10 años. La de los años ochenta duró algo menos, La de medianos del 90 duró cerca de 10 años. Pues que cada uno haga sus cuentas de lo que durará esta iniciada en el año 2.008 ¿?.
Estoy convencido de que se creará empleo al iniciar nuevas actividades empresariales, al crear un marco favorable para que se puedan constituir e iniciar sus actividades suprimiendo trabas innecesarias burocráticas, al dar un marco más justo a las obligaciones tributarias, al favorecer cualquier posibilidad de mejorar las normas y leyes y liberar de impedimentos a los emprendedores.
Los trabajadores tienen su parte en este proceso. Deben de tener una predisposición a realizar un trabajo lo mejor que puedan, formándose en las distintas cualidades de los oficios y de los conocimientos de la ciencia y de la empresa, de forma que regresen también los trabajadores de alta cualificación del extranjero y que se han tenido que ir de España por no poder encontrar un trabajo digno en ella.
Terminar con la creencia instalada de realizar nuestra vida a costa de un trabajo de poca intensidad, pero bien remunerada y sin una buena ejecución, o de vivir de una prestación de paro, de una subvención para cada una de nuestras necesidades, etc.
Solo así lograremos que este país recupere nuestro sitio en el concierto de las naciones más prósperas, más avanzadas y más demócratas del mundo. Saliendo de la zona oscura y brillando de nuevo como hace años estábamos estábamos catalogados, cuando crecíamos, no debíamos casi nada, nuestra productividad estaba considerada una de las mejores, no teníamos más paro que el asumible, no debíamos a todo el mundo, el Estado, las Autonomías, los Ayuntamientos y todas las Instituciones no debían a las empresas, las deudas de todos los ciudadanos, empresas, etc.
También quizás deba de tomarse en serio por parte de todos los ciudadanos el no malgastar nuestros ahorros en cosas banales que no sean estrictamente necesarias.
Debemos tener conciencia de que se pasan malas épocas y que debemos de ahorrar para tener un colchón para las más que posibles malas rachas, crisis, perdida de trabajo, etc.
No debemos creer que todo lo que se nos anuncia para nuestra felicidad material es comprable.
No debemos de creer que nos hace más felices cuantas más cosas poseamos.
De que nos sirve tener el último modelo de TV., de consola de juegos, de tener lo último en cámaras fotográficas, videos, móviles, coches, muebles, y todo tipo de artilugios, muchas veces supérfluos e innecesarios.
Porqué debemos de gastar tanto en vestidos, en calzados, en ropa de distinta índole y renovarlo sin necesidad real¿?.
Y porqué tener todo de marca ¿?.
Se me dirá, que sin consumo no es posible remontar la crisis.
Pero yo digo : Consumo si, pero responsable. No gastar más que lo que se pueda ingresar con el trabajo o el negocio familiar.
Llegado a este punto debo de cerrar este escrito con una llamada a la responsabilidad de cada uno, dentro de sus posibilidades y dentro de la función que desempeña en el conjunto se la sociedad española.
El Abuelo Cabreado

1 comentario:

Languedoc dijo...

Uno de los mejores análisis que he leído en mucho tiempo, chapeau, chapeau y el que no quiere someterse a esta dura y cruel realidad vive de espaldas al mundo, totalmente de acuerdo.
Un saludo